Mediación familiar

Mediación familiar

La mediación familiar es una forma voluntaria de resolver las tensiones o conflictos familiares con la intervención de una persona mediadora imparcial y neutral que ayuda a la familia a dialogar y alcanzar acuerdos consensuados.

Su finalidad es prevenir, disminuir o resolver los conflictos familiares, como los problemas de relación entre los miembros de la familia -especialmente entre padres e hijos adolescentes-, las desavenencias derivadas de la ruptura, separación y divorcio de la pareja, las dificultades originadas por el cuidado de familiares mayores o con discapacidad, los conflictos con la búsqueda de orígenes del adoptado, eventual encuentro o relaciones posteriores con la familia biológica, etc. las discrepancias entre el menor acogido, la familia acogedora y la biológica, los desacuerdos por herencia o empresa familiar, u otros conflictos familiares.

Nuestros mediadores son profesionales con titulación universitaria y formación en mediación familiar, siendo los encargados de facilitar la comunicación y la consecución de acuerdos y compromisos entre los miembros de la familia.

Seguramente resulte más fácil entender nuestra tarea en este campo con un ejemplo: Imaginad la necesidad de decidir entre hermanos o familiares sobre el cuidado de vuestros padres, ya de avanzada edad. En más de una ocasión nos encontramos con aquél que considera que deben ir buscando una Residencia Geriátrica, otros que prefieren tenerlo en su casa, otros que simplemente se desentienden del problema, etc... Sin duda, estamos poniendo como ejemplo una situación que puede ser muy delicada de tratar.

No en vano, de la decisión que se adopte dependerán entre otras cosas la correcta, o no, atención de vuestro padre, el que vuestro día a día no se vea afectado hasta límites difíciles de mantener en el tiempo, el que vuestra situación económica resulte insostenible... Por todos estos motivos, la intervención de la Mediación puede dar lugar a que dialoguéis de un modo distinto a cómo lo hayáis hecho hasta el momento y lleguéis a un buen acuerdo, a posiciones de consenso que os hagan a todos mucho más fácil la situación.

Dicho ésto, el mejor ejemplo que podíamos poner de Mediación familiar es en caso de separación o divorcio. Sin duda, el mejor modo posible de separarse es hacerlo de mutuo acuerdo. En este tipo de casos en los que la comunicación entre la pareja suele ser complicada, nuestra intervención como mediadores puede ayudar sobremanera.

Desde el Departamento de Mediación de SANTIDRIÁN & ASOCIADOS os ayudaremos a recuperar el diálogo, a intentar entenderos y, lo fundamental, a llegar a acuerdos en materias tan comprometidas como la pensión de alimentos o el régimen de visitas, cuando hay hijos de por medio, o en el caso de no haberlos, determinar el uso y reparto del domicilio familiar, de haber éste, cómo afrontar la hipoteca o préstamos firmados por ambos, etc.

Es evidente que se trata de temas que deben siempre dejarse bien cerrados, cara a gozar de tranquilidad en un futuro y tener también la seguridad que los acuerdos alcanzados son viables y razonables. Sólo de ese modo ambas partes estarán satisfechas y perdurarán en el tiempo el cumplimiento de los mismos.

El hecho que dentro del despacho contemos tanto con Abogados como con Mediadores, nos permite realizar la Mediación y redactar también el convenio regulador, así como llevar adelante la tramitación legal de la demanda de separación o divorcio