¿Qué es la mediación?

¿Qué es la mediación?

Desde SANTIDRIÁN & ASOCIADOS se lo explicamos de un modo sencillo. La mediación es un procedimiento de resolución de disputas, donde un tercero neutral -el mediador- conduce un proceso de negociación, asistiendo a las partes para que puedan poner de manifiesto sus verdaderos intereses y necesidades y así lograr un acuerdo que favorezca a ambas sin llegar al ámbito de los Tribunales.

La mediación es voluntaria, confidencial, cooperativa, flexible y económica en tiempo y costos.

La mediación promueve el protagonismo de las partes involucradas, ya que son ellas mismas las que intervienen en la resolución de sus conflictos, negociando según sus propios intereses y apoderándose de la situación sin delegar el control en un tercero.

Es un procedimiento ágil y de bajo costo. En la mediación, si hay un acuerdo final, es consecuencia de la voluntad de las partes, por lo que siempre implica una solución al problema planteado. Los acuerdos obtenidos tienen mayor probabilidad de ser cumplidos mientras que las resoluciones impuestas por los métodos adversariales, son apeladas frecuentemente.

Utiliza un lenguaje sencillo. Es flexible, de modo tal que permite adecuarse a las circunstancias y a las personas y se esfuerza por mantener las relaciones entre los mediados, en lugar de destruirlas.

Permite encontrar soluciones basadas en el bien común.

Cambia las reglas de juego, ya que el mediador junto con los mediados trabajan para generar todas las opciones posibles para solucionar el conflicto, buscando un acuerdo.

De la Mediación debemos destacar en especial que reduce notablemente el tiempo, ya que evitamos someternos a un juicio que puede durar 1 o 2 años, reemplazándolo por un procedimiento que se resuelve en 30 o 60 días.

La confidencialidad es uno de los aspectos más importantes de la mediación, ya que los mediados tienen que tener absoluta seguridad de que el mediador es confiable, porque en el procedimiento de la mediación, tanto en las entrevistas generales como en las individuales, los mediados pueden decir o mostrar documentación que el mediador después no debe revelar. Tampoco puede ser testigo ni abogado de ninguna de las partes.

Su finalidad principal es la resolución pacífica y positiva de conflictos que surgen en los diferentes ámbitos de la relación humana (familiar, social, laboral,…) y en ese sentido, constituye una alternativa de gestión de conflictos útil y eficaz que fomenta en las partes habilidades de afrontamiento pacífico a los problemas cotidianos.